Perro mestizo

Mestizo-ficha-entrada-perro-esHISTORIA

Parece estar totalmente consensuado de dónde proviene el perro, del lobo, pero sería más exacto decir que procede de un cánido antiguo parecido al lobo actual que vivía por toda Eurasia y América.

Hay dos teorías sobre dónde se produjo la domesticación del perro. Una la sitúa en Oriente Próximo o en Asia oriental, y la otra, avalada por estudios genéticos, afirma que la domesticación del perro se produjo en Europa como mínimo hace unos 19.000 años.

No está claro cómo se produjo el acercamiento de aquel lobo ancestral al hombre, pero sí que desde entonces prácticamente ha formado parte de todas las culturas humanas, con una relación tan estrecha que ha conseguido la consideración de “el mejor amigo del hombre”.

Desde que el perro fue domesticado hace milenios, su evolución ha estado sujeta a un factor fundamental, su funcionalidad, es decir, que cumpliera adecuadamente con el cometido que se le encomendara, y los tres trabajos fundamentales a lo largo de la historia han sido la caza, el pastoreo y la protección. Esta es la razón por la que desde tiempos inmemoriales se puede considerar que el perro cuenta con muy diferentes estirpes y variedades, con formas, tamaños y temperamentos tan diferentes entre sí que con mucha frecuencia cuesta creer que se trata de individuos de la misma especie.

No fue hasta bien entrado el siglo XIX cuando se desarrolló el concepto “raza canina” que tenemos hoy día, tampoco el de “perro mestizo”. Por contraposición, este último sería un perro sin raza concreta, también conocido como perro criollo.

CARÁCTER

El temperamento del perro mestizo depende de tres cuestiones fundamentales: el carácter de sus progenitores, la socialización que haya tenido cuando es cachorro y las experiencias que tenga a lo largo de su vida.

Así, un cachorro mestizo que haya tenido una socialización adecuada, crezca sin sufrir experiencias traumáticas y sus padres tuvieran temperamentos equilibrados casi con toda seguridad será un perro equilibrado, cariñoso, sociable, amigable con los niños y fácil de adiestrar.

La dificultad para determinar el carácter de un cachorro mestizo frente a uno de raza está en que con mucha frecuencia se desconoce el temperamento que tenían sus progenitores (a veces sólo se conoce a su madre), pero con un buen adiestramiento y buenas atenciones son muy pocos los perros mestizos que desarrollan problemas de comportamiento.

CUIDADOS

Se trate de un perro mestizo pequeño, mediano, grande o gigante, siempre debe recibir unos cuidados básicos en cuanto a higiene y salud.

  • Higiene

    • Cuando un perro vive dentro de casa no suele ser necesario bañarlo muy a menudo porque no se ensucia demasiado. Por ello, la frecuencia del baño puede ser de una vez al mes, incluso menos.
    • Por el contrario, el cepillado es imprescindible para contribuir a la salud de su piel y el brillo de su pelo. Al retirar el pelo suelto con un buen cepillado se masajea la piel y se retira suciedad superficial.
    • Cuando se usen productos cosméticos, deben estar formulados para perros porque el pH de su piel es diferente al que tiene la del ser humano.
  • Salud

    • Existen infinidad de enfermedades que pueden prevenirse con vacunas. Consulta con tu veterinario cuáles deben ponerse y cuándo. Un ejemplo muy gráfico es la rabia, una enfermedad que se considera erradicada en Europa gracias a las campañas de vacunación realizadas desde hace décadas.
    • También hay un gran número de parásitos que pueden afectar al perro. Los hay internos (cestodos y nematodos) y externos (pulgas, garrapatas y mosquitos), pero todos pueden ser combatidos. Consulta con el veterinario.
    • El ejercicio es necesario para mantener la salud del perro, no sólo le ayuda a mantener un estado de forma óptimo, sino que también repercute en su carácter.

PARTICULARIDADES

Cada perro mestizo es un mundo en sí mismo, pero por su tamaño puede tener ciertas particularidades.

  • Perros pequeños

    • Los perros con un peso inferior a los 10 kilos cuando son adultos tienen una altísima necesidad de energía y mucha facilidad para la formación de sarro. Como también pasan mucho tiempo en brazos de sus propietarios es frecuente que muestren estreñimiento por la falta de ejercicio que eso supone.
    • Todas estas necesidades pueden cubrirse con la gama X-Small, adaptada a los perros con un peso inferior a los 4 kilos, y la gama Mini, formulada para perros con un peso entre 1 y 10 kilos cuando son adultos.
  • Perros medianos

    • Las necesidades nutricionales de los perros con un peso entre 11 y 25 kilos son diferentes a las de otras tallas no sólo porque su desarrollo concluye hacia los 12 meses de edad y durante ese período necesitan un gran aporte de energía, sino también por la cantidad de ácidos grasos adecuados para la salud de su piel, así como de fibras y proteínas de alta calidad para favorecer la óptima digestibilidad. Todos estos aspectos nutricionales se tienen en cuenta a la hora de formular la gama Medium.
  • Perros grandes y gigantes

    • Por su tamaño, los perros grandes y gigantes necesitan cuidados extras con sus articulaciones. Además, como tienen el aparato digestivo relativamente corto comparado con su tamaño, no es extraño que muestren sensibilidad digestiva; incluso cierta propensión a la torsión de estómago.
    • Estas sensibilidades tienen su respuesta nutricional con la gama Maxi, para perros entre 25 y 44 kilos, y con la gama Giant, para perros cuyo peso sea superior a los 45 kilos.
  • Alimentación mixta

    • Por su fórmula adaptada a las necesidades nutricionales de cada perro y su fácil conservación, una elección perfecta es el alimento seco. Sin embargo, también se puede dar una dieta mixta, que aporta todos los nutrientes en la proporción adecuada para cada tamaño al tiempo que la hace más apetitosa.
  • Esterilización y edad avanzada

    • Poco a poco se va instaurando el hábito de esterilizar al perro como uno más de sus cuidados porque aumenta su esperanza de vida y reduce el riesgo de padecer cánceres del aparato reproductivo. Como esta intervención produce cambios en su metabolismo, por ejemplo, un potencial aumento de peso, es importante adaptar su alimentación.
    • También durante la edad avanzada, el perro debe recibir una alimentación especial, si bien esta fase de su vida comienza en un momento diferente según el tamaño del perro.

CACHORRO

  • El cachorro mestizo necesita cuidados desde el momento mismo de llegar a casa, así que es mejor tener todo preparado, tanto un lugar tranquilo para descansar como que el entorno sea seguro (nuestra casa cuenta con riesgos para su integridad, como los enchufes y los cables).
  • Si tienes dudas sobre lo concerniente a la salud de tu cachorro mestizo, como vacunas, desparasitaciones o la mejor manera de limpiarle las orejas, debes consultarla con un veterinario.
  • Un perro adulto equilibrado sólo es posible si recibe un adiestramiento correcto desde cachorro, a lo que no siempre se le da la importancia que tiene.
  • Asegúrate de que tu cachorro tiene agua a su disposición en todo momento. La deshidratación puede poner en riesgo su vida.
  • Como la alimentación es primordial para el desarrollo de tu cachorro y su salud futura, te recomendamos nuestra sección “Cómo alimentar al cachorro”.

Beneficios de llevarte tu mascota al trabajo

Gato tumbado sobre ordenador ilustrando el artículo sobre mascotas en el trabajoEn países como Estados Unidos y Reino Unido, numerosas empresas ya secundan la iniciativa. Y, aunque todavía no es una práctica extendida en España, cada vez hay más empresas que se están sumando a ella, permitiendo que las mascotas acompañen a los trabajadores y sumándose a iniciativas como El día del perro en el trabajo.

En Royal Canin, los trabajadores pueden estar con sus perros, gatos o periquitos toda la jornada:

  • Cuando llega una mascota, reciben una cama y un cuenco para el agua.
  • Las mascotas pueden moverse por la oficina libremente, disfrutar de espacios exclusivos para ellos e, incluso, incluso entrar a las reuniones.

Y es que según varios estudios, como el realizado por la Universidad de Lincoln o el  barómetro que evalúa la percepción de compartir espacios de trabajo con animales domésticos PAWrometer™ , llevar a las mascotas al trabajo reduce el estrés y aumenta la productividad, tanto de los dueños como de los compañeros. Acariciarlos y jugar con ellos tiene un efecto calmante, ¡animaos a probarlo en vuestra empresa!

Cómo eliminar los pelos del perro

pelos-perroNuestros perros poseen una característica que les dota de una gran belleza, su pelo, pero este puede ser un problema durante las épocas de muda, especialmente si somos muy escrupulosos con la higiene de nuestra casa o de la ropa que llevamos puesta.

En honor a la verdad, los perros que viven dentro del hogar suelen realizar una muda constante a lo largo de todo el año, si bien se agudiza en otoño y en primavera; incluso unos meses después de tener el celo en el caso de algunas hembras.

Para que esta labor te resulte más fácil, aquí tienes varios consejos para eliminar los pelos de tu perro:

  • Es tan obvio que nos ruboriza recordarlo, pero si le cepillas frecuentemente, el pelo que se queda en el cepillo jamás llegará al sofá ni a tu ropa. Por ello, lo primero que se debe hacer es cepillar al perro con la frecuencia que haga falta. No tienes excusa, porque esto contribuye también a la salud de su piel y, si se realiza adecuadamente, refuerza los lazos entre ambos.
  • El cepillado de mantenimiento debe hacerse con la herramienta adecuada al tipo de pelo –cardas, cepillos de púas o de cerdas, etc.–, pero algunos están diseñados para arrastrar el pelo muerto.
  • Nosotros no estamos seguros de su utilidad porque el efecto suele producir rechazo en los perros, pero hay quienes usan aspiradoras especiales directamente sobre el animal.
  • Una vez que el pelo ya se ha desprendido, el aire lo moverá por toda la casa. Lo habitual es que se acabe adhiriendo sobre el primer tejido que encuentre o que forme pelusas en los rincones, especialmente en el caso de que se trate de pelos largos. El mejor método es aspirar, ya que al barrer muchos pelos permanecen en suspensión y no desaparecen del entorno. También puede ser eficaz un cepillo especial para barrer pelo, como el de las peluquerías humanas, así como una mopa húmeda o impregnada con algún producto que adhiera los pelos.
  • Para eliminar el pelo de la ropa todos conocemos los rodillos adhesivos, pero si se te acaba, puedes improvisar un método alternativo enrollando sobre los dedos una cinta adhesiva ancha, como las de embalar o las de papel que usan los pintores. Otro truco muy eficaz es retirarlos con las manos húmedas o, mejor, con unos guantes de cocina ligeramente humedecidos.
  • Como parece que los tejidos ejercen de imán para los pelos de las mascotas, se han desarrollado algunos que los repelen, especialmente para utilizar como fundas para el sofá o para la cama. Estos son muy eficaces si permitimos que el perro se suba sobre estos muebles. No obstante, el raso convencional suele repeler el pelo, lo que quizá ahorre gasto. Otro material antipelo es el cuero. ¿Tejidos en los que se adhieren los pelos más fácilmente?, todos los que contengan lana y algunos de los sintéticos porque su capacidad de crear electricidad estática es muy alta.

Regalos para perros

Regalos para perros. ¿Debemos regalarles? ¿El qué?

Nosotros creemos que los animales no deben ser un regalo, pero sí creemos que, como miembros de la familia que son, se merecen regalos, especialmente durante las Navidades o su cumpleaños.

Los regalos más habituales son los relacionados con su bienestar, tanto dentro del hogar como para salir a pasear. Aquellos que se eligen para dentro de casa suelen destinarse al descanso, como una buena cuna o una colchoneta blandita y cálida. A la hora de elegir la estética de este tipo de objeto, debemos recordar que los colores carecen de importancia para los perros, así que esto es más un asunto nuestro. Lo que sí se debe tener en cuenta es que se adapten al tamaño del perro, que sean de limpieza fácil y, si puede ser, que el material con el que está hecho tenga cierta garantía de resistencia.

Para favorecer que el perro acepte este nuevo objeto con naturalidad, lo mejor es que lo coloquemos en su lugar favorito, aunque aun así no tenemos la garantía de que vaya a usarlo inmediatamente, en cuyo caso es posible que necesite aprender para qué sirve.

Para salir a la calle son innumerables los complementos que podemos elegir, desde abrigos que protegen del frío, hasta chubasqueros antilluvia, pasando por collares y correas. Como con las cunas, estos complementos deben adaptarse a las necesidades del perro y su talla. De nada sirve comprar una correa preciosa si no es suficientemente resistente o un abrigo fabuloso si le resulta incómodo. Lo fundamental es que los tejidos sean de gran calidad, confortables, lavables y resistentes.

Los juguetes son los regalos mejor recibidos por los perros. Pelotas, “frisbis”, peluches, aros, huesos de piel prensada, las opciones son innumerables, pero no todo vale con tal de que al perro le guste, sino que se deben tener en cuenta ciertas premisas, todas orientadas a su seguridad física. Así, a la hora de elegir un juguete para nuestro perro debemos huir de los proporcionalmente pequeños por el riesgo de que los traguen accidentalmente y de los que puedan romperse fácilmente, mucho más si al romperse forman astillas, como es el caso de los palos de madera.

Ya que citamos uno de los juguetes más socorridos y que puede improvisarse durante el paseo diario, jamás debemos usar piedras, el riesgo de que se hagan daño en la dentadura es demasiado elevado.

Con lo que no debemos jugar es con su alimentación, así que si queremos regalarle un extra alimentario, nunca debemos darle nuestras sobras, en todo caso se le puede dar algún alimento adaptado a sus necesidades nutricionales pero húmedo y, por supuesto, teniendo en cuenta que supone un suplemento en su dieta y que debe reducirse el aporte diario de su ración habitual.

Ciudadano canino ejemplar

ciudadano-canino-ejemplar-esp-pt-22

Todos somos conscientes de que no es fácil encontrar lugares públicos que admitan la entrada de perros. Además, cuando vamos a uno donde sí los admiten, es adecuado que el perro se comporte “civilizadamente”.

Con esto no queremos decir que el perro deba estar adiestrado como un perro de trabajo, que obedece inmediatamente cada orden, entre otras cosas porque la mayoría de nosotros no tenemos conocimientos profundos de adiestramiento. Sin embargo, son imprescindibles ciertas normas básicas para evitar, en la medida de lo posible, molestar a los demás.

Aunque se nos ocurren infinidad de consejos, te sugerimos diez.

El primero es que resulta muy adecuado que el perro haga ejercicio antes de entrar al establecimiento, ya que se mostrará menos inquieto y al estar cansado será más fácil que permanezca echado a tu lado.

El segundo es que, si vas a cualquier establecimiento donde sirvan comidas, tu perro haya comido antes. Si no es así por su horario, siempre puedes llevar alguna de sus golosinas favoritas. Por supuesto, nada mejor que un perro que no tenga el hábito de pedir comida a sus dueños.

Si tu perro está acostumbrado a recibir “regalitos” mientras comes cuando estáis en casa, es imprescindible enseñarle a que esto no se puede hacer cuando se está en un sitio público, lo que también evitará que pida a terceras personas. Este es nuestro tercer consejo.

El cuarto es que lo ates en corto para evitar que se acerque a los demás usuarios del lugar. Aunque veas que les gustan los perros siempre es mejor que no se acerque a ellos, especialmente si no hacen intención de acercarse. Por ello, si acostumbras a que tu perro permanezca entre tus piernas, mejor.

El quinto consejo es muy obvio, pero fácil de olvidar: debe permanecer en silencio. ¿Te imaginas estar en un sitio tomando una copa y un perro ladrando y llamando la atención incansablemente?

Muchos establecimientos que admiten mascotas tienen recipientes para que puedas dar agua a tu perro, pero es mejor que tú lleves su propio bebedero. Este es nuestro sexto consejo, es más higiénico y evitaremos que pueda contagiarse con infecciones de otros perros ¿Que se te ha olvidado y debe beber? Pide algún recipiente desechable.

Séptimo consejo: al igual que no debemos dejar que el perro se acerque constantemente a los demás usuarios del local, tampoco debemos dejarle que se suba a las sillas. No está en casa, así que no debemos dejar que ensucie un mobiliario que no es nuestro.

El octavo también es muy obvio pero fundamental, el perro debe ir limpio. No es necesario que lo bañes inmediatamente antes, ni que lo perfumes, pero no debe oler mal.

Si puedes, y este es nuestro noveno consejo, elige una mesa con espacio alrededor, mejor si está apartada. Todos estarán más cómodos.

Por supuesto, si hay otras mascotas en el local debes extremar las precauciones y permanecer lo más separado posible, ya que controlar al perro será más difícil si están juntos. Décimo y último consejo.

Recuerda, si enseñas a tu perro a comportarse en público no te verás obligado a dejarlo en casa cada vez que sales con los amigos, aunque sepas que en el local al que vais admiten mascotas.

Tengo un perro y espero un bebé

bpxikp

Cuando se espera que la familia aumente, es común sentir cierta preocupación sobre cómo encajará el perro en la nueva situación. Sin embargo, tomando ciertas precauciones, se puede disfrutar de una experiencia doblemente extraordinaria.

Dado que los bebés no llegan de repente, disponemos de varios meses para prepararnos, nosotros y nuestro perro, para su llegada.

Si antes de que nazca ya hemos decidido que algunas normas serán diferentes cuando tengamos al bebé, lo mejor es empezar a hacer los cambios lo antes posible. Así el perro se va acostumbrando y no los asocia directamente con el recién nacido.

Tan pronto como nazca el bebé, es recomendable pedirle a alguien, pero de confianza para el perro, que lleve a casa ropita usada (o incluso pañales) con el nuevo olor, para que el perro empiece a reconocerlo.

Al volver del hospital, habrá que hacer la presentación “oficial”, lo que llevaremos a cabo con calma y tomándonos el tiempo que haga falta. Lo podemos hacer acercando al perro el niño en brazos o dejando al bebé en el suelo. En ambos casos, el perro le olerá y le integrará como parte del grupo. Después iremos enseñando al perro las nuevas rutinas de la familia en cuanto a las comidas, los paseos, etc., pero, por supuesto, nunca se dejará al bebé a solas con el perro sin vigilancia.