En la playa con tu perro: un plan perfecto

playa-con-perro-esp-pt-21Si eres de los que acaban de empezar sus vacaciones y, además, te has ido a la playa con tu perro, debes recordar varios aspectos fundamentales, ya que, como una parte más de la vida, ir a la playa también afecta a tu perro. (más…)

El mejor abrigo para tu perro: su piel y pelaje

La piel y pelaje del perro es su abrigo natural. ¿Necesita más capas?¿Eres de esas personas que, en cuanto el termómetro baja de los 10º, cubres a tu perro con capa sobre capa de ropa para mascotas?

Quizá te moleste que algunos paseantes le miren con extrañeza, pero lo que debes plantearte es si lo que le molesta a él es tanto abrigo.

(más…)

Cómo eliminar los pelos del perro

pelos-perroNuestros perros poseen una característica que les dota de una gran belleza, su pelo, pero este puede ser un problema durante las épocas de muda, especialmente si somos muy escrupulosos con la higiene de nuestra casa o de la ropa que llevamos puesta.

En honor a la verdad, los perros que viven dentro del hogar suelen realizar una muda constante a lo largo de todo el año, si bien se agudiza en otoño y en primavera; incluso unos meses después de tener el celo en el caso de algunas hembras.

Para que esta labor te resulte más fácil, aquí tienes varios consejos para eliminar los pelos de tu perro:

  • Es tan obvio que nos ruboriza recordarlo, pero si le cepillas frecuentemente, el pelo que se queda en el cepillo jamás llegará al sofá ni a tu ropa. Por ello, lo primero que se debe hacer es cepillar al perro con la frecuencia que haga falta. No tienes excusa, porque esto contribuye también a la salud de su piel y, si se realiza adecuadamente, refuerza los lazos entre ambos.
  • El cepillado de mantenimiento debe hacerse con la herramienta adecuada al tipo de pelo –cardas, cepillos de púas o de cerdas, etc.–, pero algunos están diseñados para arrastrar el pelo muerto.
  • Nosotros no estamos seguros de su utilidad porque el efecto suele producir rechazo en los perros, pero hay quienes usan aspiradoras especiales directamente sobre el animal.
  • Una vez que el pelo ya se ha desprendido, el aire lo moverá por toda la casa. Lo habitual es que se acabe adhiriendo sobre el primer tejido que encuentre o que forme pelusas en los rincones, especialmente en el caso de que se trate de pelos largos. El mejor método es aspirar, ya que al barrer muchos pelos permanecen en suspensión y no desaparecen del entorno. También puede ser eficaz un cepillo especial para barrer pelo, como el de las peluquerías humanas, así como una mopa húmeda o impregnada con algún producto que adhiera los pelos.
  • Para eliminar el pelo de la ropa todos conocemos los rodillos adhesivos, pero si se te acaba, puedes improvisar un método alternativo enrollando sobre los dedos una cinta adhesiva ancha, como las de embalar o las de papel que usan los pintores. Otro truco muy eficaz es retirarlos con las manos húmedas o, mejor, con unos guantes de cocina ligeramente humedecidos.
  • Como parece que los tejidos ejercen de imán para los pelos de las mascotas, se han desarrollado algunos que los repelen, especialmente para utilizar como fundas para el sofá o para la cama. Estos son muy eficaces si permitimos que el perro se suba sobre estos muebles. No obstante, el raso convencional suele repeler el pelo, lo que quizá ahorre gasto. Otro material antipelo es el cuero. ¿Tejidos en los que se adhieren los pelos más fácilmente?, todos los que contengan lana y algunos de los sintéticos porque su capacidad de crear electricidad estática es muy alta.

¡Qué pelo tan bonito!

¡Qué pelo tan bonito!

Una de las primeras cosas en que nos fijamos los amantes de los perros es en su pelo, especialmente cuando está brillante, con el lustre propio de la salud.

Quizá podamos pensar que el dueño le aplica algún producto cosmético para conseguirlo, pero la clave de esa belleza no está ahí, aunque puede ayudar, sino que está en la alimentación que recibe el perro, ya que es la fuente que abastece al organismo de todos los elementos necesarios para mantenerse en óptimas condiciones.

Lógicamente, no hay pelo sano y brillante si no hay también una piel sana. Por esta razón, los alimentos incorporan los nutrientes que intervienen en la salud de la piel y, por tanto, del pelo.

Para ser conscientes de la importancia que tiene la salud de la piel para la salud del perro, debemos saber que la piel es el órgano más extenso del organismo –representa el 12 por ciento del peso de un perro adulto– y además de actuar como una auténtica barreraentre el animal y el entorno, desempeña otras funciones, como sensorial (percibir el frío, el picor, etc.), la de secreción de diversos elementos necesarios para su mantenimiento o la de almacén de agua y vitaminas.

La piel también desempeña una función inmunitaria, por lo que está conectada directamente con el sistema defensivo, que mantiene a raya a los agentes potencialmente nocivos, como los virus y las bacterias.

La nutrición también contribuye a mantener y potenciar las cualidades naturales del pelo, esas que forman parte de su herencia genética, tales como la longitud, el brillo y la pigmentación.

Algunos nutrientes ayudan de manera significativa a mejorar la belleza del pelaje, como los ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega 6. Además, son fundamentales para mantener una piel flexible y unas defensas eficaces frente a las agresiones externas.

No obstante, aunque el perro reciba un buen alimento, con todos los nutrientes necesarios para la salud de la piel, es posible que aparezcan síntomas como el picor o ligeras descamaciones, para lo que hay alimentos específicos con un aporte extra de nutrientes especiales para la piel.

Asimismo, en algunos casos de enfermedad o lesión cutánea dar un alimento específico también puede facilitar la reparación y la recuperación de la piel. Eso sí, antes es conveniente consultar con el veterinario, quien determinará la gravedad y la mejor solución.

¡Al agua, perros!

al-agua-perros-esp-pt-24

Parece que el agua ejerce una especial atracción para la mayoría de los perros, especialmente en la época calurosa.

Si el tuyo es uno de ellos, son varias las cuestiones básicas a las que debes prestar atención. La primera de ellas es muy obvia, mantenerlo controlado, ya que son frecuentes los accidentes debidos a esta causa.  Algunos despistes pueden no tener la menor consecuencia, pero ¿qué pasa si el perro se lanza a un río en una zona con fuertes corrientes y no consigue alcanzar la orilla? Que puede tener el peor de los finales.

También es importante saber si el sitio “acuático donde vamos” admite la estancia de perros, incluso su baño, ya que son innumerables las playas y los pantanos españoles que no los admiten durante la época estival.

En caso de que el perro se pueda bañar en alguna piscina, recuerda la necesidad de que esta cuente con escalones sumergidos, a los que el perro pueda llegar y posarse para salir… Si se trata de una piscina sin este tipo de escalera y el perro se tira al agua sin que nadie se dé cuenta, puede morir ahogado tras desfallecer por no poder salir del agua.

Además de estas precauciones, una vez que el perro se baña debemos proporcionarle unos cuidados. El primero de ellos, que no permanezca mojado mucho tiempo; si es necesario, por ejemplo, tras un baño a última hora de la tarde, le secaremos con algún método artificial, ya que no solo corre el riesgo de enfriarse si llega la noche y todavía está mojado, sino que la piel puede acabar dañada por el exceso de humedad.

Si el perro se ha bañado en el mar, es imprescindible aclararle con agua “dulce”, de lo contario, el salitre del agua le puede producir irritaciones en la piel que después requerirán cuidados más complicados.

También el agua del mar puede irritarle los ojos, por lo que si estos siguen enrojecidos transcurrido un tiempo tras el baño, te recomendamos que lo consultes con un veterinario.

Por supuesto, si estás de vacaciones en una playa donde el perro puede bañarse, no es necesario que le bañes con champú todos los días, sino que basta con que le aclares con agua limpia no salina. Eso sí, un buen baño con champú y acondicionador es imprescindible al final de la temporada.

Sobra decir que si el perro se sumerge en agua sucia o contaminada, también debes bañarle concienzudamente para eliminar los restos potencialmente patógenos. Tampoco hace falta recordarte el riesgo que supone para su salud que la ingiera. Por ello, al menor síntoma de trastorno gastrointestinal o irritación en la piel es obligatoria la consulta con un veterinario.

Recuerda, también, los plazos de los baños que te indique el veterinario tras una vacunación, especialmente en los cachorros, ya que una bajada de defensas en este proceso puede resultar fatal.

El baño del perro

Normas para el baño del perro

Es posible que nuestro perro necesite un baño en alguna ocasión y no hay ninguna razón sanitaria para no hacerlo, pero se deben respetar ciertas normas.

La primera es ajustar la frecuencia del baño a las verdaderas necesidades higiénicas del perro, ya que los baños muy frecuentes pueden ocasionar algún trastorno en la piel, un riesgo que aumenta si los productos cosméticos que se utilizan no son los adecuados.

Por supuesto, para que el baño no sea una tortura para el perro y su dueño, es imprescindible que esté acostumbrado desde cachorro.

Una vez vistas estas premisas, vamos a ver cómo llevar a cabo un baño en las mejores condiciones. Curiosamente empezaremos por las condiciones previas: el pelo debe estar desenredado, de lo contrario, en cuanto se moje, se apelmazará y luego será imposible cepillarlo, de modo que habrá que cortarlo.

Justo antes de empezar el baño se deben tener preparados todos los utensilios, desde los productos cosméticos hasta una alfombrilla antideslizante en el fondo de la bañera, pasando por las toallas con las que se elimina el exceso de humedad.

También es muy importante que la temperatura ambiente del recinto sea la adecuada, ya que si está muy frío, el perro se puede resfriar.

Una vez que el perro está dentro de la bañera se le moja concienzudamente con agua templada tirando a calentita. No es imprescindible, pero si se desea dejar agua en la base de la bañera, el nivel máximo debe ser hasta que roce el pecho, nunca más arriba por la dificultad de manejo.

Cuando el perro está completamente mojado se le aplica el champú, que debe extenderse homogéneamente por todo el cuerpo. Para ello, nada mejor que echar una pequeña cantidad en la palma de la mano y aplicarla en distintas partes para después extenderla lo máximo posible. Hay que tener en cuenta que si se echa toda la cantidad necesaria sobre el lomo y se quiere extender, será más difícil que llegue homogéneamente al resto del cuerpo, ya que la máxima cantidad se quedará sobre la espalda.

La última parte que se debe enjabonar es la cabeza, y se debe tener mucho cuidado para que no entre espuma en los ojos, en las orejas y en la nariz.

Tras aplicar correctamente el champú hay que aclarar el pelo hasta conseguir eliminar por completo todo resto de champú, por lo que nuevamente se pone de manifiesto la importancia que tiene aplicar poca cantidad y extenderla adecuadamente.

Según las características del pelo, se puede aplicar algún acondicionador, pero se deben seguir las indicaciones del fabricante, ya que algunos no necesitan aclarado y otros sí.

Una vez está aclarado perfectamente hay que eliminar el exceso de agua, primero presionando suavemente con las manos y después con las toallas; sí, esas que tenemos preparadas desde el principio. Tras eliminar el exceso de agua llega el momento que a muy pocos perros les gusta, el del secador, pero es imprescindible, ya que si se deja húmedo puede resfriarse y ocasionar alguna irritación en la piel. Esto debe hacerse también en verano.

Lo hemos dejado para el final por su importancia, pero antes de empezar se debe retirar todo lo que pueda romperse y esté al alcance del perro, ¡muy en especial los objetos de vidrio!

Higiene dental

Higiene dental. Afecciones bucales

Para nosotros, es imposible imaginar no lavarnos nunca los dientes, pero, si pensamos en nuestros perros, ¿realmente cuidamos su higiene dental?

La higiene oral correcta reduce el riesgo de afecciones bucales, como la enfermedad periodontal, que además de afectar a los dientes y las estructuras que lo sujetan, puede extenderse a otros órganos, por ejemplo, los riñones, el corazón o el hígado.

El cepillado diario es el método más eficaz para prevenir el desarrollo de la placa dental y la formación de sarro, pero esto solo se puede conseguir en el perro si está acostumbrado desde que es cachorro, está asociado a refuerzos positivos y se convierte en otra rutina más de su vida diaria.

Cuando esto no es posible, podemos recurrir a los alimentos y barritas con efecto dental. Son productos formulados especialmente para facilitar la higiene oral, ya que tienen una forma, un tamaño y una textura específicos para promover la masticación. Gracias a sus características consiguen un efecto mecánico de cepillado y, al mismo tiempo, incluyen una serie de ingredientes activos frente al sarro y la placa dental.

Cualquiera que sea el método por el que optemos, lo importante es mantenerlo en el tiempo de forma constante e incorporarlo a los cuidados diarios.

El cuidado de la belleza perruna

udzznr

Hace apenas tres décadas la presencia de cosmética para animales resultaba poco menos que testimonial incluso en los establecimientos especializados.

En aquella época, cuidar la higiene de la mascota más allá del mínimo imprescindible era considerado como algo frívolo; además, los pocos productos existentes eran un puñado de champús que no utilizaban más que los profesionales del sector, especialmente los criadores, y eso cuando los utilizaban.

Solo con el desarrollo paulatino de la industria de la cosmética animal, se fue dejando de lado el uso de productos que no estaban formulados para este fin, por ejemplo, los lavavajillas para dejar la piel lo más libre posible de grasa, y cada vez son más los propietarios que, concienciados de la importancia que tiene un buen cosmético, se decantan por el uso de estos productos especializados.

Actualmente, los cosméticos para mascotas no se limitan exclusivamente a la presencia de champús, aunque estos siguen siendo los protagonistas, sino que se han ido incorporando mascarillas protectoras o reconstituyentes, que hidratan el pelo y lo mantienen en mejores condiciones entre baños. Los hay para pelo corto, para pelo largo, para pelo largo y liso, pero también para pelo largo y rizado, así todas las combinaciones posibles, en las que no se olvida, tampoco, el color del manto; si bien estos fueron los decanos de la especialización, a la cabeza los formulados para mantos blancos.

En todo este avance de la cosmética animal y estrechamente vinculado con la tendencia a humanizar a nuestras mascotas, una actitud que parece imparable, los productos especializados van incorporando materias primas archiconocidas, como el aloe vera, pero también otras más exóticas, como la rosa mosqueta o el árbol de té.

Como no podía ser de otra manera, actualmente tienen mucho éxito los productos etiquetados como “naturales”, con efectos de aguas termales y de arcillas terapéuticas. Pero en ese afán de seducir al propietario, también se van incorporando otros componentes, tal es el caso del colágeno, las proteínas y las vitaminas, así como un buen número de nutrientes para su uso tópico.

Tampoco hay que olvidar los productos cosméticos que tienen un fin terapéutico, especialmente formulados para tratar leves afecciones de la epidermis. No obstante, un cosmético no es un medicamento, por lo que antes de usarlo hay que consultar con el veterinario, vaya a ser que, lejos de mejorar, empeore la situación.

Por supuesto, la estética animal cada vez abarca más aspectos distintos de la mera cosmética, por lo que cada vez existen más profesionales y establecimientos especializados en dar el mejor servicio. Así, ya no ofrecen solo un baño y un buen corte de pelo, sino que, y esto nos parece de dudoso respeto al animal –por no mencionar su utilidad–, también se ofrecen servicios de tinte de colores de fantasía, aplicación de extensiones de pelo y esmalte de uñas.

Finalmente, recuerda que la salud de la piel y, por tanto, del pelo, depende de una buena nutrición, de modo que solo si el animal está bien alimentado conseguirá lucir su máximo potencial estético con unos cuidados higiénicos adecuados, entre los que están, por supuesto, unos buenos productos cosméticos, lo más adaptados posible a las características de cada manto, con un índice de acidez adecuado (alrededor del 7,3) y que debe ser usado según las recomendaciones del fabricante.