" "

Gatos mayores, estupendos a cualquier edad, ¿el secreto?

Gatos mayores estupendos a cualquier edadNuestro gato siempre será nuestro pequeño pero, aunque dé la impresión de que el tiempo no pasa por él, es inevitable que viva cambios propios del envejecimiento.

A partir de los 7 años, el equivalente aproximado a 50 en el ser humano, se empiezan a producir los primeros cambios asociados a la edad, que se hacen evidentes a partir de los 10-12 años.

(más…)

Cómo mejorar la actividad física de tu gato

Cómo mejorar la actividad física de tu gatoEn general, nosotros y nuestros gatos llevamos un estilo de vida sedentario y en muchos casos nos cuesta encontrar tiempo para practicar ejercicio; sin embargo, como responsables del bienestar de nuestro gato, debemos darle esta oportunidad. (más…)

El juego

El juego y los gatos: una forma de vida y beneficioso para su desarrolloLos gatos de corta edad utilizan el juego como una forma de aprendizaje de las técnicas de caza que pudieran llegar a necesitar a lo largo de su vida, pero también es para ellos una forma fundamental de adquirir un desarrollo completo de todas sus estructuras.

(más…)

De celebración con mi gato

De celebración con mi gato

Ya nadie duda de que nuestro gato es parte de la familia y, para dejar constancia de ello, cada día con mayor frecuencia se va imponiendo la costumbre de contar con él a la hora de celebrar los acontecimientos más importantes de nuestra vida. Algunos son las fiestas comunes para todos, como la Navidad, pero otras son más exclusivas, por ejemplo, el cumpleaños del gato.

Para saber más sobre esto, quisimos conocer cómo celebráis con vuestro gato las diversas efemérides que hay a lo largo del año. Para ello, en nuestras páginas de las redes sociales lanzamos la pregunta y las respuestas llegaron inmediatamente.

Casi la totalidad de nuestros seguidores comentaron que la llegada de Papá Noel o los Reyes Magos supondría que habría un regalo especial a su gato, por este orden, un juguete, un complemento o alguna chuchería. Eso sí, con mucha frecuencia nos hicieron saber su gran preocupación por la integridad de los paquetes, ya que no son pocos los gatos que parecen disfrutar más con el envoltorio que con el contenido.

Entre los regalos preferidos estaban los juguetes, y como favoritos siguen destacando los juguetes interactivos (la mejor elección, ya que aumenta el vínculo entre el gato y su dueño); seguidos de los complementos, como rascadores y camas para que duerman calentitos; así como alguna que otra chuchería, más en forma de latita especial para gatos, lo que demuestra la responsabilidad de los propietarios, que en su inmensa mayoría ya son conscientes de la importancia que tiene una dieta adaptada a las necesidades de su mascota.

Aunque las fiestas comunes inspiran el deseo de compartir con el gato nuestra generosidad, todavía son pocos quienes celebran el cumpleaños de su gato; eso sí, cuando los celebran, los regalos suelen ser del mismo tipo que los elegidos para Reyes.

Por nuestra parte, creemos que cualquier excusa es buena para dar una ración extra de cariño a nuestro gato, eso sí, sin poner en juego su salud con alimentos que no están adaptados a sus necesidades nutricionales y que incluso pueden ser perjudiciales.

¿Cómo fomentar el ejercicio físico en el gato?

¿Cómo fomentar el ejercicio físico en el gato?

Los gatos de interior, en general, no realizan una gran actividad física, sin embargo, el ejercicio ayuda a mejorar su bienestar y calidad de vida.

Aunque no dudemos de su efecto beneficioso, muchas veces no sabemos cómo hacer para que nuestro gato realice un poco más de actividad. Pues bien, se puede estimular el ejercicio de distintas maneras. Aquí comentamos algunas de ellas:

Con juguetes: Los buenos juguetes son los que hacen movimientos rápidos e impredecibles, los que emiten sonidos de tono alto, los que tienen tamaño como de una presa, y los que pueden proporcionar una recompensa en forma de comida.

Mediante centros de actividad: Los mejores son los que tienen distintos niveles y ofrecen distintas opciones para trepar, así como juguetes suspendidos y postes para arañar.

Fomentando la actividad a la hora de las comidas: Se pueden comprar o construir juguetes huecos en los que se pueden introducir algunas croquetas de alimento. El gato se ve obligado jugar con el juguete para obtener el alimento.

Por supuesto puede haber otras formas, aunque la mejor siempre será la que más se adapte a cada caso.