Vacaciones con tu perro

Labrador nadando para ilustrar artículo de Vacaciones Con Tu PerroLas vacaciones estivales, tan deseadas por todos, requieren una buena planificación por tu parte cuando tienes mascotas. No vale con meter al perro en el coche y emprender ruta, sino que debes preparar con antelación un buen número de cosas.

1. Con o sin mascota

Antes de nada, debes tener claro que no puedes hacer todos los viajes con tu perro (por ejemplo, a países que exigen a los animales pasar una cuarentena antes de entrar), y que no todos los lugares de destino admiten mascotas.

  • Si te lo llevas, debes tener en cuenta el medio de transporte, el equipamiento, dónde os alojaréis, etc.
  • Si no te llevas al perro, alguien debe cuidar de él durante tu ausencia, sea dejándolo con una persona de confianza o en una residencia.

2. Medio de transporte

Puedes hacer el viaje en un medio de transporte público o en tu propio coche.

  • Vehículo particular. Debes respetar las normas que determina el Código de Circulación, que tienen muy en cuenta la seguridad común. Sobre todo, no dejes que tu perro vaya suelto, por muy bueno que sea y por muy quieto que esté. Sujétalo al asiento mediante el enganche del cinturón de seguridad o con dispositivos Isofix. Tienes más información en nuestro artículo “Viajar en coche con tu perro de forma segura”.
  • Transporte público. Cada uno tiene sus propias normas, que pueden ser diferentes en función de la compañía que elijas. Debes asesorarte antes, incluso si la mascota debe pagar.

3. Equipamiento

Tu perro sigue necesitando algunas cosas durante las vacaciones. Por ello, no olvides:

  • Llevar su cartilla sanitaria.
  • Su alimento habitual. Si se te acabara, siempre puedes utilizar nuestro buscador de tiendas para localizar una.
  • Un botiquín básico (desinfectante, venda, etc.).
  • Recipientes para el agua y la comida, algún tejido absorbente (toalla o bayeta), sin olvidar su collar y correa.
  • Si tu perro se pone muy nervioso o se marea en el coche, consulta con tu veterinario qué medidas debes seguir, por ejemplo, que no coma inmediatamente antes de emprender el viaje. También te puede recetar algún medicamento que minimice los efectos del mareo o lo mantenga relajado.
  • Hay perros que se estresan mucho con los cambios; consulta con tu veterinario si le puede venir bien adaptar su alimentación en esta época con un alimento desarrollado para ello, como Calm de Royal Canin.

4. En ruta

Durante los trayectos largos, haz alguna parada para que el perro pueda dar una vuelta y “despejarse” un poco, beber agua y hacer sus necesidades y con ello que viaje más tranquilo. Muy importante:

  • Nunca dejes a tu perro dentro del coche durante las paradas. Tiene un enemigo mortal en estos casos, el golpe de calor.
  • No sueltes a tu perro en lugares desconocidos, especialmente durante el trayecto, porque en caso de que se asuste y se aleje corriendo no tiene referencias para localizarte. Aun así, además de su identificación mediante microchip, no está de más que lleve una placa identificativa en el collar, que puedes conseguir gratis registrándote en Mascotas Bienvenidas.

5. En el lugar de destino

Damos por sentado que si vas a un hotel, antes has consultado que admiten mascotas, pero también debes consultarlo cuando alquilas una vivienda vacacional: asegúrate de que el propietario no tiene inconveniente de que lleves a tu perro.

  • Según llegues, localiza un veterinario, así no perderás tiempo en caso de que lo necesitaras con urgencia.
  • No todos los lugares admiten mascotas, así que además de saber que el lugar donde te alojarás admite mascotas, también es muy interesante que tengas localizados espacios donde te permitan disfrutar de la compañía de tu mascota.
  • Una idea relativamente práctica es combinar un alojamiento para ti y tus acompañantes y otro para tu perro, es decir, vosotros estáis en un hotel o en un apartamento que no admiten mascotas y el perro se aloja en una residencia cercana, de modo que él está atendido cuando vosotros no podéis hacerlo, por ejemplo, cuando vais a la playa y en ella no se admite la presencia de perros.
  • Aunque no son muchos –todavía–, también hay lugares pensados para ir con mascotas, como el Aquapark Canino de Can Janè.
  • Si vas a una playa que admite la presencia de perros, debes seguir ciertas pautas.

6. Su salud

Como tu perro depende de ti, debes cuidar más de él, si cabe, durante las vacaciones:

  • Procura que viaje vacunado, así reduces el riesgo de que el estrés del viaje aumente la probabilidad de reacciones adversas.
  • Mantenlo desparasitado, tanto de los parásitos internos como de los externos.
  • Consulta con tu veterinario si el lugar al que viajas tiene mayor riesgo del habitual de que pueda contraer leishmaniosis y cómo prevenirlo.
  • Los espacios con agua donde zambullirse son una delicia para muchos perros, aunque entrañan sus riesgos.

¡Ya sólo nos queda desearos buen viaje!